Cabecera Cristo de Zalamea
SÍNDROME DE ESPOLÓN CALCÁNEO

El Espolón Calcáneo es un cuadro cronificado del proceso inflamatorio de la inserción de la Fascia Plantar en la tuberosidad posterior del Calcáneo. Su etiología es, habitualmente, de carácter mecánico y se halla relacionada con la morfología de la estructura ósea del pie y la desviación de los ejes de carga. La clínica de este síndrome es muy clara, dolor durante la macha y a la exploración, que limitan funcionalmente al paciente. Se manifiesta principalmente con dolores en el talón (generalmente unilateral) que dan la sensación de “pisar un clavo”. Aparecen sobre todo con los primeros pasos de la mañana o como consecuencia de la práctica de actividades deportivas. Se trata de un cuadro cronificado con fases agudas de fascitis y dolor congestivo en la inserción fibrosada.

TRATAMIENTO (fase aguda y fase crónica)

El tratamiento para curar un espolón calcáneo debido a una fascitis plantar, debe en primer lugar reducir la inflamación de la fascia plantar.

El tratamiento a realizar, variará según la severidad de los síntomas.

Como primera medida se debe dejar de hacer o disminuir las actividades físicas traumatizantes para el talón, considerando la opción de aplicar hielo bajo el talón (especialmente después de una actividad física) durante 5 a 15 minutos.

El dolor puede ser tratado con antiinflamatorios no esteroideos. En caso de dolores intensos, se recomienda la aplicación de inyecciones de cortisona, o medicina biorreguladora.

Otras medidas que pueden adoptarse son el uso de una ortesis plantar y, sesiones de estiramientos específicos de la fascia plantar y del talón de Aquiles. En caso de sobrepeso, llevar una dieta sana y controlada por un profesional.

Llama la atención la terapia física combinada entre Ondas de Choque (radiales) y Diatermia Recuperadora con el método CRI (Capacitivo, Resistivo y Resonancia Iónica patentado por BIOTECNA) por su capacidad antiinflamatoria, analgésica y neoangiogénica , que ofrece buenos resultados y comodidad para el paciente.

Cuando la inflamación desaparece, los dolores ocasionados por el espolón calcáneo, por lo general, se acaban.

 Nota: la intervención quirúrgica (ablación del espolón calcáneo) es indicada solo en situación de fracaso terapéutico, pero es exitoso en el 80 % de los casos.