Cabecera Cristo de Zalamea
PIE NEUROLÓGICO II

PIE ESPÁSTICO

La deformación del pie espástico (que se engloba en un amplio conjunto trastornos motores, sensitivos, sensoriales y psíquicos) se observa en las encefalopatías infantiles que se agrupan bajo el término general de lesión motora cerebral (IMC). “La lesión cerebral, generalmente neonatal, es responsable de los desórdenes de la motricidad, pero también de trastornos intelectuales, sensitivos y sensoriales a los cuales se puede añadir trastornos del carácter y comportamiento. Antes de toda decisión terapéutica, un examen neurológico, un test mental, un examen de sensibilidad de la visión, audición y del habla, lo cual, ya antes de todo examen ortopédico y funcional, permitirá tomar un cierto número de decisiones de orden terapéutico general.” (Cahuzac M.)

La deformidad de los pies es compleja (equino varo, valgo, cavo) y se integra en una afección global de los miembros inferiores (flexum de cadera y de rodilla) que puede ser unilateral o bilateral.

El tratamiento de las deformidades del pie en las lesiones motoras cerebrales, no se concibe sin una toma en carga global y un análisis preciso de la marcha. Esto solo puede estar asegurado por equipos multidisciplinares (cirujanos, podologos, rehabilitadores, fisioterapeutas, psicologos, terapeutas ocupacionales, etc.) dotados de las herramientas y métodos adecuados para tratar las diferentes patologias de los diferentes campos que presentan este tipo de pacientes.

SÍNDROME DEL CANAL TARSIANO

Se trata de la compresión o irritación del nervio tibial posterior en el seno del canal del tarso, que está formado por la cara interna del calcáneo, la cara posterior del astrágalo y el borde posterior del maléolo tibial. Por su interior discurren los tendones del tibial posterior, flexor común de los dedos y flexor propio del primer dedo; entre estos dos últimos, transcurre el paquete vasculonervioso. El canal tarsiano está cerrado por el retináculo flexor que puede producir la compresión/irritación nerviosa.

Los trastornos funcionales se resumen en parestesia, sensación de entumecimiento y quemaduras, y a veces en dolor en la parte interna del dedo gordo del pie. El dolor puede estar provocado por la compresión digital. Se debe complementar el chequeo clínico con una radiografía centrada y con un estudio electromiográfico. La causa de este síndrome vasculonerviosos no es univoca:

  • Secuelas de traumatismo osteoarticular o tendinoso.
  • Tendinitis o tenosinovitis inflamatoria.
  • Trastorno estático del pie.
  • Secuelas de algodistrofia del pie.

El tratamiento engloba desde la kinesioterapia, diatermia, tens, etc, hasta infiltraciones locales. En caso de fracaso, se debe liberar quirúrgicamente el nervio por detrás del maléolo tibial.

PIE DISTRÓFICO

Los trastornos neurotróficos osteo-cutáneos del pie pertenecen al cuadro de las osteoartropatias neurológicas que se caracterizan (Charcot) por 3 signos:

  • Consecuencia de pie cavo anterior con verticalización de los metatarsianos centrales y garras de los respectivos dedos del pie.
  • Insuficiencia del primer radio (frecuentemente por H.V.) con transferencia de carga sobre los metatarsianos medios, formando el antepié redondo triangular siendo la forma más completa de ésta sobrecarga.
  • Insuficiencia de las partes blandas (particularmente del tibial posterior y del aductor del Hallux).

Las etiologías son muy numerosas, aunque el pie diabético es la forma más frecuente.

En la diabétes, es un pie mixto neurotrófico, bascular, cutáneo y a veces séptico (75%) en el tarso anterior. Se trata de un problema grave cuyo tratamiento debe ser antes de nada preventivo.

En ocasiones puede discurrir en forma de acropatia ulcero-mutilante, cuyas lesiones osteoarticulares y cutáneas se localizan a nivel del antepié. Las lesiones óseas son de tipo lítico. El síndrome neurológico se da con disociación termoalgésica.

El tratamiento de estas lesiones es complejo, teniendo en cuenta el contexto etiológico. En determinados casos está indicada la diatermia, en su forma atérmica. Hay controversia frente al tratamiento quirúrgico, ya que gran parte de los pacientes terminan en amputación.